Buscar
  • Sebastián Rodríguez

Roben Couso transforma tu cuarto en luminoso


Se hacen algo así, eso de las casi 5 de la tarde. Es viernes santo. Y lo que ves es la verdad, todo lo que va a pasar. Roben le da despliegue bailable a la pieza en tiempos de cuarentena. Seducción y baile en tiempos de guerras silenciosas.


Sin dudas es el canon necesario para atravesar momentos de soledad tan necesaria. Si buscás reflexionar, esta es la música perfecta; perfecta para desatarte de ese pensamiento y empezar a sentir, emocionarte.


Podría acercarse analógicamente o hacer esas comparaciones odiosas que en música no son gratas, pero son un guiño. Sé que es familiar. Te es familiar. Suena a los primeros discos electrónicos y la época más experimental de Gustavo Cerati, matices de Lisandro Aristimuño, un poco de Viva Elástico, alguito de Babasónicos y podria continuar, pero la última definición, diría la conclusión, es que justamente uno lo termina catando como un vino, un perfume, con esencia única a Roben Couso. ADN propio en un contexto que lo luce. Ni Cerati, ni Aristimuño, ni Elástico, ni los Babas, se aclimatan mejor con un finde largo que parece domingo, unas pascuas en soledad y la ciudad vacía acuartelada.


Si estás en ropa interior, en boxers o bombacha, con la remera musculosa de hace 3 días sin salir, y sabés muy bien que es la tarde perfecta para pintar, para escribir, para abrir tus chakras y emocionarte, cerrá los ojos, colgá las luces a tu cuarto y deja nacer el arte en vos con Cuarto Luminoso de fondo.


"Vuelvo a empezar en mi cuarto, y se va..

vuelvo a callar en mi cuarto y se va".


#MúsicaEnCuarentena

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo