Buscar
  • Sebastián Rodríguez

Premios Gardel 2020: Sálvese quien pueda


#Opinión #Editorial


Bombos y platillos. Se anuncia la edición Nº22 de los Premios Gardel organizada por CAPIF (Cámara Argentina de Productores de Fonogramas y Videogramas).


Fue anunciada en un comunicado de prensa que abre: "Desde CAPIF creemos que hoy más que nunca los Premios Gardel serán un estímulo para nuestros artistas y un impulso para seguir creando. Esta edición será diferente porque la realidad es otra, pero la esencia y misión de los Premios tienen más vigencia que nunca: el espíritu de este galardón es reconocer el talento argentino, ayudando a visibilizar tantas manifestaciones artísticas que hay en todo el país".


Como novedades presentan la indistinción de género, orgullosamente añaden que hubo más de 3.000 inscriptes (Récord en los últimos 4 años?), se incorpora mejor álbum en vivo y 8 nominaciones por categoría para lograr más visibilidad. ¿Y la visibilidad de les musiques trans?


El capitalismo también está intentando renovarse en el mundo. Lavada de cara más que de manos. Canto para la tribuna.


Estamos viviendo uno de los momentos más complicados en la historia del país y eso no excede al ámbito artístico. ¿Cuánto tiempo más harán gala de unos pocos selectos elegidos? ¿Para cuándo un evento que realmente apoye al grueso de les artistas? Porque sabemos para quiénes son los botes en los Premios Gardel y quiénes serán los primeros a los que se les hundirá el barco. Falsa modestia.


Agentes de prensa y difusión emergentes, medios de comunicación emergentes, artistas emergentes. Muchxs de ellxs no tienen un buen rédito económico y en el caso de los artistas emergentes su fuente proyectual se basa en la inversión sin ver un solo peso. Mucho se habla de puntas de Iceberg. Quienes se encargan del salvataje son los que manejan la nave de cada sector laboral en el área musical. Son la punta del iceberg. Otrxs por muy debajo, no se ven. Cadenas masivas difundiendo artistas consagrados de hace más de 20 años por TV pública, dejando a merced de la buena voluntad a un público que no tiene muchos canales para elegir. O aunque sea canales con una variada oferta de proyectos y alternativas. Claramente esta política de "pasen música nacional para apoyar a los artistas nacionales" tiene un tinte demagógico, oportunista y para cierto sector privilegiado.


Que no te engañen con estos Premios Gardel. La cultura seguirá siendo empujada por la vanguardia, y la vanguardia está ahí afuera, no en sus televisores ni pantallas de smartphones.


Está todos los días en las salas de ensayo, la solías encontrar en bares de la ciudad todos los fines de semana. Hoy lo podés ver en el trap. Muchxs de ellxs salidos de plazas, empezaron haciendo arte en la calle. Por eso el trap es vanguardia. Y las y los que tuvieron proyección en décadas anteriores triunfaron desde abajo. Ni nombrar a Pelo Aprile, uno de los grandes visionarios y sostenes de la cultura nacional como sello discográfico, que ve siempre mucho más allá del horizonte, apostando a proyectos sólidos y fenómenos emergentes como "Lo Pibitos".


Habrá que empezar a cuestionarse el rol que están jugando los sectores más poderosos de la cultura nacional, porque este es un buen lugar para que aparezcan y emerjan esos "Charlys", esas "Fabis", esos "Ceratis", esas "Hilda Lizarazu", esos "Spinetta", esas "Maria Gabriela" que tantas y tantos pedimos. Ellas y ellos seguro que están mezclados entre la gente. Pero quizás, no los quieren ver.


Pónganlas y pónganlos en la cancha, para que jueguen. Convóquenles, para que se den a conocer. Pueden poner a tocar hasta a sus nietos, pero el arte no puede ser más una casta. No le den de comer la misma manzana todos los años. Con quedarse en el barco una vez, no les va a tapar el agua. No dejen morir a la cultura emergente, que puede hacerles ganar mucho dinero también.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo